Una aproximación a los parques industriales y su rol en el presente contexto de desindustrialización.

Compartir en

Miradas Locales

Una aproximación a los parques industriales y su rol en el presente contexto de desindustrialización.


Por: Miguel Ignacio Alegre
Tramas ArticuloMigue Una aproximación a los parques industriales y su rol en el presente contexto de desindustrialización.

1- Introducción

En los últimos años nuestra provincia ha experimentado con beneplácito el surgimiento de un considerable número de centros industriales ubicados tanto en la capital provincial, como en muchas de las localidades del interior. En este sentido, el gobierno provincial ha llevado adelante una serie de esfuerzos con el objeto de promover la industria provincial, la radicación y creación de nuevas empresas, y la creación del empleo formal. Sin embargo, en muchos de estos parques industriales se evidencia un panorama poco alentador.

La ausencia de empresas y/o la deficiente infraestructura constituye un rasgo característico de muchos centros industriales, particularmente, los del interior y de administración municipal. Este artículo constituye una reseña del informe que hemos desarrollado en la Escuela de Gobierno sobre los parques industriales en la provincia[1] en la búsqueda de algunos indicios que expliquen la baja performance de estas zonas industriales.

Para ello, consideramos necesario abarcar dos aspectos: por un lado, los incentivos que ofrece Chaco para promover la radicación de empresas en perspectiva comparada a otras provincias vecinas y principales polos productivos, y por otro, los propios incentivos que ofrece cada parque para atraer por sí mismo empresas, y la articulación público-privada al interior de estos. El primer punto es tratado las secciones 2 y 2.1, mientras que el segundo en la sección 3.    

2- Incentivos de promoción industrial en la Provincia

Como punto de partida consideramos importante analizar los incentivos que ofrece nuestra provincia para promover su industria: ¿Cuáles son dichos beneficios?, ¿Qué beneficios ofrece la provincia del Chaco que otras no?, ¿Son los mismos suficientes por si mismos para atraer empresas? En la medida en que los mismos sean suficientemente atractivos para los empresarios, o compensen aquellos factores que sitúan al Chaco en una posición menos favorable frente a otras provincias (mercado robusto, distancia, disponibilidad de insumos, mano de obra especializada, etc.) se justificaría la radicación de empresas al interior de esta.

¿Qué beneficios ofrece la provincia del Chaco que otras no?, ¿Son los mismos suficientes por si mismos para atraer empresas?

Como marco general la provincia cuenta con un régimen de promoción industrial (Ley 4453 o 937-I) que ofrece una serie de ventajas e incentivos para la radicación de nuevas empresas como también para la ampliación (o modernización) de las ya existentes (Ley Provincial 937-I, Art. 16).

Todas aquellas empresas, sean nuevas o ya existentes, de capitales extra-provinciales o chaqueños, que deseen invertir, incrementar su capacidad instalada, o modernizar su estructura, cuentan con este marco legal para solicitar “una promoción”, que se materializa en un convenio de promoción industrial entre “la provincia” y “la empresa” (Anexo N°1).

En particular, cuando una empresa se instala en un parque industrial, firma obligatoriamente un convenio de promoción industrial. Sin este convenio de promoción no puede instalarse en el parque, principalmente porque en él que se especifican los beneficios a los que accede y los compromisos a los que debe apegarse para mantener el acuerdo, de modo que el análisis de estos convenios constituye una valiosa fuente de información.

 En cuanto a las obligaciones, la empresa se compromete principalmente a la realización de la obra o infraestructura, la inversión en equipamiento y capital de trabajo, a mantener un determinado programa de producción, y emplear una determinada cantidad de trabajadores. El incumplimiento no fundado del compromiso en el plazo comprometido (hasta 180 días para dar inicio a la instalación de la planta, y hasta 1 año para dar inicio a la producción) es motivo de rescisión del convenio. A su vez, se compromete semestralmente a suministrar la información referida al desarrollo del proyecto industrial.

Cuando se revisan estos convenios, se advierte que los beneficios a los que accede no son para nada despreciables. Las empresas instaladas en parques industriales gozan de un conjunto de beneficios horizontales que varían en mayor o menor medida del mérito del proyecto, y que se encuentran esquematizados a continuación[2]:

Figura 1: Convenios de Promoción Industrial: obligaciones e incentivos.

Tramas Figura-1-PI Una aproximación a los parques industriales y su rol en el presente contexto de desindustrialización.

Fuente: Elaboración propia en base a convenios de promoción industrial seleccionados.

2.1- Diferencias de regímenes de promoción industrial entre provincias

Habiendo presentado los incentivos que ofrece la provincia para atraer inversiones, resulta interesante compararlos con aquellos ofrecidos por las provincias vecinas y los principales núcleos de producción del país en la búsqueda de incentivos diferenciales que pudieran explicar la baja presencia de empresas en muchos de los parques del Chaco. Para ello construimos el siguiente cuadro:

Cuadro N°1: Incentivos según provincias

Tramas Cuadro-1-PI Una aproximación a los parques industriales y su rol en el presente contexto de desindustrialización. Fuente: Elaboración propia en base a legislación provinciales.

Chaco es la única que ofrece tarifa bonificada en el servicio de agua y reintegro a la inversión (a excepción de Corrientes). Desafortunadamente no cuenta con gas natural, insumo fundamental para la producción industrial según los empresarios entrevistados

A simple vista, parecería que no existe una estructura de incentivos desigual entre las provincias analizadas, es decir, que todas ellas ofrecen en similar grado los mismos beneficios (servicios) en la búsqueda por atraer/retener inversiones. Chaco es la única que ofrece tarifa bonificada en el servicio de agua y reintegro a la inversión (a excepción de Corrientes). Desafortunadamente no cuenta con gas natural, insumo fundamental para la producción industrial según los empresarios entrevistados[3], y que erosiona la competitividad de la provincia en favor de los grandes centros de producción. Este panorama es aún más desalentador cuando se contemplan otros factores como la distancia a los centros de consumo, los costos de transporte, la falta de mano de obra especializada, etc.

Es importante que la Provincia cuente con un régimen “horizontal” de promoción industrial que brinde beneficios e incentivos a quienes busquen desarrollar actividades productivas con procesos de transformación o servicios conexos. Sin embargo, dicho régimen se enmarca, como hemos visto, dentro de los parámetros que ofrecen provincias similares como Corrientes y Formosa. Es decir, actualmente Chaco no presenta un régimen de incentivo diferencial en la región que pueda atraer por sí mismo inversiones.

3- Situación de los parques y áreas industriales.

Partiendo del hecho que la provincia no ofrece incentivos diferenciales, resulta importante caracterizar el estado actual de los parques, en términos de infraestructura, disponibilidad de servicios, grado de especialización, etc., es decir, los propios incentivos que estas zonas industriales ofrecen. A partir de ellos podemos comprender porque tienen distinto nivel de éxito o grado de ocupación, y a la vez, diseñar instrumentos que permitan explotar las potencialidades de cada localidad o región, para así achicar la brecha que separa con otros centros productivos.  

De los 22 parques y áreas industriales[4], solamente 10 de ellos se encuentran en funcionamiento, tienen infraestructura total o parcial, y empresas operativas. El resto se caracteriza por poseer algún tipo de infraestructura (mínima) y están en proceso de radicación de empresas, en proceso construcción o se están llevando a cabo las gestiones para su organización (existe la voluntad concreta de desarrollar el parque, se tiene un terreno identificado, aunque no cuenta aún con norma de creación).

De los 22 parques y áreas industriales, solamente 10 de ellos se encuentran en funcionamiento, tienen infraestructura total o parcial, y empresas operativas. El resto se caracteriza por poseer algún tipo de infraestructura (mínima) y están en proceso de radicación de empresas, en proceso construcción o se están llevando a cabo las gestiones para su organización.

De estos 10 parques industriales, 9 se encuentran inscriptos en el Registro Nacional de Parques Industriales (ReNPI) (Anexo N°2). La inscripción en dicho registro es un punto positivo porque permite acceder a beneficios como obras de infraestructura, créditos a tasa bonificada para las empresas ubicadas al interior de los mismos, programas de empleo, entre otros. Asimismo, la inscripción permite a los parques acceder a aportes no reintegrables (ANR), aunque según fuentes del Ministerio de Industria provincial estos fondos que provienen de Nación se encuentran actualmente paralizados.

El grado de ocupación de estos parques es relativamente alto: 4 de ellos no tienen disponibilidad para albergar nuevas empresas. Son los casos de los parques de Tirol, Barranqueras, y Fontana, de administración provincial, y el PI Machagai, de administración municipal (actualmente en proceso de formación del PI Machagai III). Tienen un grado de infraestructura relativamente desarrollada comparado con el resto de los parques y se encuentran plenamente operativos: en su mayoría cuentan con pavimento con alumbrado (a excepción del PI Machagai), agua potable, red eléctrica, cloacas, cercamiento o muro perimetral, teléfono/internet, y en algunos casos acceso con vigilancia.

Sin embargo, estos parques no dejan de tener demandas por parte de los empresarios en cuanto a la infraestructura y algunos servicios: por ejemplo, el PI Tirol tiene problemas de accesibilidad e inundaciones dentro de algunas fábricas cuando llueve producto de una deficiente infraestructura, y no tiene seguridad. Aun así, es considerado por los actores como el mejor parque de la provincia.

El PI de Barranqueras no tiene acceso a telefonía e Internet. El AI de Fontana según una entrevista realizada tiene el 40% de asfalto únicamente y enripiado en no muy buen estado. El PI de Machagai, por el contrario, no tiene asfalto. Según los empresarios la infraestructura básica “está” aunque presentan los problemas indicados.

En cuanto a los parques de ocupación media (media-alta) se encuentran los parques industriales de Sáenz Peña, y el PIC. Este último por ser privado cuenta con toda la infraestructura, por lo que las observaciones se refieren el primero. Según los distintos actores el centro industrial de S.P. es caracterizado por su infraestructura parcial, agua potable provisoria, y falta de seguridad. Este al ser de gestión municipal se reserva el derecho a la venta de las parcelas de tierra, y muchas empresas radicadas en el mismo se ven obstaculizadas de acceder a créditos con garantía real y realizar inversiones para crecimiento por la falta de escrituración. Este punto es frecuente en la mayoría de los parques de iniciativa municipal.  

Finalmente, los parques de baja o nula ubicación son, por lo general, aquellos emplazados en el interior provincial. Como se indicó, muchos de los cuales de muy reciente creación y en proceso de radicación de empresas, o en proceso de conformación. En cuanto a los primeros, el contexto macroeconómico es un factor que ralentiza la radicación de nuevas empresas. Presentan una infraestructura muy básica, tales como:   ripio, acceso a la red eléctrica y muy pocas tienen agua potable. La carencia de infraestructura, la lejanía a los centros de consumo, etc., son factores que agravan el desarrollo de estos parques.

Figura N°2: Grado de Ocupación de los parques y áreas industriales

Tramas Figura-2-PI Una aproximación a los parques industriales y su rol en el presente contexto de desindustrialización.

Fuente: Elaboración Propia

Un “problema” que atraviesa a todos los PI es la elevada heterogeneidad de empresas que albergan. En este sentido, no existe parque con una especialización productiva genuina (...) Esto es producto, en parte, de la poca planificación estatal, pero también de la capacidad estatal limitada por escasez de recursos que permitan implementar políticas selectivas

Un “problema” que atraviesa a todos los PI es la elevada heterogeneidad de empresas que albergan. En este sentido, no existe parque con una especialización productiva genuina como, por ejemplo, el de la provincia vecina de Corrientes que tiene un parque industrial exclusivamente foresto-industrial. Esto es producto, en parte, de la poca planificación estatal, pero también de la capacidad estatal limitada por escasez de recursos que permitan implementar políticas selectivas, por ejemplo, dotar al parque desde un inicio de infraestructura total para una correcta planificación de las empresas a medida que se van instalando[5]. Ante estas limitaciones prima el dicho “si viene alguna empresa, bienvenido sea” como indicó uno de los actores entrevistados.[6]

Como reflejo de lo anterior, las principales demandas presentadas por los empresarios se refieren a la concentración de esfuerzos de los recursos escasos por el gobierno provincial. En este sentido, los empresarios exigen más políticas específicas y menos políticas horizontales. Reclaman que en vez de “crear” nuevos parques, enfoquen los recursos disponibles en mantener y fortalecer los parques ya existentes, en cuidar las empresas ya instaladas.

...los empresarios exigen más políticas específicas y menos políticas horizontales. Reclaman que en vez de “crear” nuevos parques, enfoquen los recursos disponibles en mantener y fortalecer los parques ya existentes, en cuidar las empresas ya instaladas.

Otra característica de las empresas promocionadas, hasta aquí todavía no mencionada, se refiere al tipo de proyecto desde el punto de vista del tamaño de las empresas o el origen de los capitales que se quiere promocionar. Teniendo en cuenta el número de trabajadores empleados, el 80% de los convenios de promoción industrial fueron celebrados por  micro y pequeñas empresas (hasta 25 empleados). Si bien esta característica es diferente según el PI que se mire, por ejemplo, en PI Tirol predominan las medianas y grandes empresas, y en el PI Barranqueras predominan las micro y pequeñas, por regla general se cumple.  En cuanto al monto promedio que las firmas invierten por trabajador, otra variable indicativa del tamaño, es de aproximadamente $1 millón. Este número debe tenerse presente debido a que mientras más elevada es la relación capital-trabajo (K/L), mayores estándares de productividad, posibilidad de exportación o innovación tecnológica es esperable de los proyectos promocionados.

En cuanto al origen de los capitales, nuevamente cerca del 80% de los mismos son de origen chaqueño, lo que podría explicarse por la falta de estímulos diferenciales que permitan a nuestra provincia captar el interés de potenciales inversores extra-provinciales. Sin embargo, este resultado podría ser visto positivamente, debido a que las empresas tienen un fuerte arraigo en la provincia y no migrarían hacia otras cuando los beneficios acaben o el contexto económico cambie.

En cuanto al origen de los capitales, nuevamente cerca del 80% de los mismos son de origen chaqueño, lo que podría explicarse por la falta de estímulos diferenciales que permitan a nuestra provincia captar el interés de potenciales inversores extra-provinciales. Sin embargo, este resultado podría ser visto positivamente, debido a que las empresas tienen un fuerte arraigo en la provincia y no migrarían hacia otras cuando los beneficios acaben o el contexto económico cambie.

Finalmente, un último aspecto que afecta el alcance de las acciones estatales y, por ende, afecta la competitividad de los parques se refiere al distinto nivel de compromiso u acciones que tienen los niveles de gobierno municipal y provincial. Por ejemplo, en lo relativo al otorgamiento de tierras, mientras el valor fiscal de las parcelas en los parques de iniciativa provincial es irrisorio (prácticamente nulo) (Anexo N°3), con el objetivo de estimular a las empresas a instalarse al interior de los parques, en los de administración municipal la venta de terrenos es vista como una fuente de ingresos, o en otros casos se reservan la propiedad de las parcelas. Las empresas que no pueden acceder al título de la propiedad no pueden solicitar créditos y, ante tal obstáculo, encuentran dificultades para crecer. Algo similar ocurre con las inversiones que corresponden al gobierno municipal. Una vez que el gobierno provincial ha realizado las inversiones acordadas, el gobierno municipal no concluye las propias.

4- Palabras de cierre

Solo un número reducido de parques y áreas industriales se encuentran plenamente operativas y cuentan con la infraestructura básica necesaria. El resto se caracteriza por poseer algún tipo de infraestructura (mínima), y por presentar bajos niveles de actividad, y pocas o ninguna empresa radicadas.

Solo un número reducido de parques y áreas industriales se encuentran plenamente operativas y cuentan con la infraestructura básica necesaria. El resto se caracteriza por poseer algún tipo de infraestructura (mínima), y por presentar bajos niveles de actividad, y pocas o ninguna empresa radicadas.

Actualmente la provincia de Chaco no cuenta con estímulos o incentivos de promoción industrial que disten mucho, a priori, de lo que ofrecen provincias vecinas como Corrientes o Formosa. El panorama es más desalentador cuando se la compara con los grandes centros de producción. Es difícil para la provincia competir de igual a igual con provincias como Buenos Aires o Santa Fe, las cuales además de poseer numerosos parques industriales en grandes centros urbanos, presentan disponibilidad de fuentes de energía (gas natural, gas oíl, etc.) a menores costos, además de sus ventajas comparativas iniciales y de ventajas competitivas relativas desarrolladas a posteriori.

Visto esto, resulta ineludible indicar que en provincias como el Chaco no alcanza con dotar de un espacio con infraestructura para que se produzca un proceso de industrialización. Resulta imperioso contar con “algo más” en estas localidades que un área con infraestructura e incentivos “horizontales” que faciliten o estimulen inversiones.

resulta ineludible indicar que en provincias como el Chaco no alcanza con dotar de un espacio con infraestructura para que se produzca un proceso de industrialización.

Las acciones e incentivos derivados de la Ley N° 4453 son una condición necesaria pero no suficiente para el desarrollo de la industria provincial. La tarea que los gobernantes deben aspirar es la de complementar dicho marco y apuntalar al sector privado en aras de generar empleos de calidad e inversiones que produzcan transformaciones productivas importantes.

Se evidencia una elevada heterogeneidad al interior de los parques producto de las políticas horizontales implementadas. En consecuencia, no se evidencian derrames o externalidades que posibiliten el desarrollo de nuevos proveedores industriales, servicios conexos, o una red de comercialización.

Por otro lado, todavía queda potencial por desarrollar en los parques industriales del interior por cuanto no tienen empresas radicadas o son pocas. Si bien esto constituye un punto negativo, todavía existe margen para desarrollar algún tipo de especialización. Aun así, las famosas economías de aglomeración o especialización parecerían ser un sueño difícil de lograr, considerando que si los principales parques de Gran Resistencia, dotados de mayores ventajas, no las pudieron alcanzar, menos probable que ocurra en los del interior. Queda un desafío para las autoridades locales lograr una adecuada planificación que permita alcanzar este círculo virtuoso.

Se evidencia una elevada heterogeneidad al interior de los parques producto de las políticas horizontales implementadas. En consecuencia, no se evidencian derrames o externalidades que posibiliten el desarrollo de nuevos proveedores industriales, servicios conexos, o una red de comercialización.

5- Bibliografía

Abramovich, M., Carrió, M., Alfonso, E., y Leiva Velsky, N. (2016). Factores que influyeron en la radicación de las industrias que se encuentran actualmente en la localidad de Puerto Tirol. Universidad Nacional del Noreste. Resistencia, Chaco. Disponible en: http://www.eco.unne.edu.ar/wp-content/uploads/2016/10/Tirol.pdf

Alegre, M., Balbiano, R., López Arquier, P., Mauriño, M., Pérez, M., y Ossola, I. (2018).  Empleo y desigualdades sociales en el Chaco. Un análisis desde el enfoque del empleo de calidad y las tramas productivas de la Provincia. Escuela de Gobierno del Chaco.

Ayala, P., Bulacio, O., Cossu, L., Petris, M., Serruya, R., Solari, D., Tejo, S., Voelkli, J., Balvis, L., y Grassi, A. (2012). La industria metalmecánica en la provincia del Chaco: Desafíos y oportunidades para su desarrollo. Escuela de Gobierno del Chaco. Disponible en http://escueladegobierno.chaco.gov.ar/files/documentos-de-trabajo/la-industria-metal-mecanica-en-chaco.pdf

Bertranou, F., Carregal, C., Casanova, L., y Sarabia, M. (2015). Un enfoque productivo para el trabajo decente Desarrollo industrial, entramado institucional y empleo de calidad en Argentina. OIT, Ginebra.

Bonavida, C., Borda, L., Mauriño, M., y Monzón, C. (2017). La Cadena del Valor Textil en Chaco. Escuela de Gobierno del Chaco. Disponible en http://escueladegobierno.chaco.gov.ar/files/documentos-de-trabajo/Cadena%20de%20valor%20Textil%20de%20Chaco.%20Condicionantes%20estructurales.pdf

Bonavida, C., Fernández, M., González Obregón, L., Monzón, C. (2016). La industria Chaqueña en el Siglo XXI. Escuela de Gobierno del Chaco. Disponible en http://escueladegobierno.chaco.gov.ar/files/documentos-de-trabajo/informe-industria-final-2016.pdf

Coatz, D., Grasso, F. y Kosacoff, B. (2015). La Argentina estructural: Desarrollo industrial, Buenos Aires: Ediciones del Consejo Profesional de Ciencias Económicas.

CEPAL. (2015). Complejo productivo y territorio en la Argentina. Aportes para el estudio de la geografía económica del país. Disponible en http://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/39227/1/S1500880_es.pdf

Delovo, M., López, M., Miranda, G., Nuñez Raynoldi, C., Pérez, M., Tomasella, Y., y Pegoraro, L. (2016). Explorando las posibilidades de la foresto industria para el desarrollo local de Machagai: aportes al diseño e implementación de políticas para el sector. Documento de trabajo N.º 1. Escuela de Gobierno del Chaco. Disponible en: http://escueladegobierno.chaco.gov.ar/files/documentos-de-trabajo/foresto-industria-segundo-informe.pdf

Dirección de Estadística y Censos, Subsecretaría de Planificación, Ministerio de Planificación, Ambiente e Innovacion Tecnologica. Provincia del Chaco

EPIBA. (2018). Anuario Epiba 2018.

Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC)

Pérez, M., López Arquier, P., Gevaerd Bernal, P., Monzón, C., y Flores, A. (2018). La industria metalmecánica en Chaco. Inicios para su desarrollo. Escuela de Gobierno del Chaco. Disponible en http://escueladegobierno.chaco.gov.ar/files/documentos-de-trabajo/informe-final-metalmecanica-2018.pdf

Publicación Oficial Gobierno de la Provincia del Chaco (2013). Industria Chaqueña.

Subsecretaría de Planificación – Ministerio de Planificación, Ambiente e Innnovación tecnológica- Gobierno de la Provincia del Chaco. Informe de Gestión (2011; 2012; 2013; 2014; 2015; 2016; 2017)

Schorr, M. (2018). Una vez más en la disyuntiva: América del Sur entre las Ventajas Comparativas estáticas y la Industrialización. Revista Tramas, 5, ISSN 2591-6599.

Tomassella, Y., Pérez. M., López, M., Delovo, M., Miranda, G., y Pegoraro, L. (2016) Explorando las posibilidades de la foresto industria para el desarrollo local de Machagai: aportes al diseño e implementación de políticas para el sector. Documento de trabajo N.º 2. Escuela de Gobierno del Chaco. Disponible en: http://escueladegobierno.chaco.gov.ar/files/documentos-de-trabajo/foresto-industria-tercer-informe.pdf

6- Anexos

Anexo N°1: Evolución de incentivos de promoción industrial

Tramas Anexo-1-PI Una aproximación a los parques industriales y su rol en el presente contexto de desindustrialización.

Fuente: Elaboración propia en base leyes y decretos provinciales.

 

Anexo N°2: Características de los Parques y Áreas Industriales.

Tramas Anexo-1-Migue Una aproximación a los parques industriales y su rol en el presente contexto de desindustrialización.

Fuente: Dirección de Industria de la Provincia del Chaco y entrevistas realizadas. Los datos del ministerio son de noviembre de 2018

 

Anexo N°3: Precio máximo del m2 de tierra registrado por año. Parques Industriales seleccionados

Tramas Anexo-3-PI Una aproximación a los parques industriales y su rol en el presente contexto de desindustrialización.

Fuente: Elaboración propia en base a los decretos de promoción industrial. Los valores se encuentran expresados en valores corrientes.

 


 

[1] Escuela de gobierno de la Provincia del Chaco (2019). Una aproximación al desarrollo a través de los parques industriales. 

[2] Para un mayor conocimiento de los beneficios se puede consultar el Art 16 de la Ley 4453, los Anexos I y II del Decreto Provincial 1933/98 (alcance de las exenciones impositivas), el Decreto Provincial 567/10 (reintegro a las inversiones) y los regímenes tarifarios vigentes del agua (Categoría “H” o de parques industriales) y luz (Categoría “02b23” para pequeñas industrias)

[3] Se realizaron entrevistas a funcionarios chaqueños, representantes de organizaciones empresariales y empresarios que desarrollan su actividad en parques industriales. Los resultados de estas entrevistas pueden ser consultados en el informe principal.

[4] Nuestra legislación provincial (L. 4911, art. 3 y art. 4) distingue dos tipos de agrupamientos industriales. Por un lado, se denomina parque industrial (PI) a toda extensión de tierra dotada de infraestructura y servicios de uso común apta para la radicación de empresas industriales, en tanto que se considera área industrial (AI) a aquella extensión de tierra que está dotada solo de infraestructura, excluyendo la provisión de servicios comunes.

[5] Lo que ocurre en la realidad es que las empresas se instalan, en primer lugar, en aquellos parques con parcelas disponibles, y segundo, donde llega el tendido eléctrico, la provisión de agua, etc., o próximas a las ya existentes,  donde el servicio es más fácil ampliar. Esto impide la agrupación de empresas del mismo rubro al interior de los parques o la especialización productiva del mismo.

[6] Representante de la Federación Económica Chaco, 18 de Octubre de 2018. 

Compartir en

Comentarios cerrados.