Cae el consumo, ¿afecta la actividad local?

Compartir en

Miradas Locales

Cae el consumo, ¿afecta la actividad local?

Aumenta la disponibilidad de locales comerciales en el microcentro de Resistencia


Por: Camila Monzón y Ignacio Ossola
Tramas imagen-locales Cae el consumo, ¿afecta la actividad local?

Ante el contexto recesivo caracterizado por la baja en el consumo y frente al cierre de algunos locales emblemáticos para el comercio de la ciudad de Resistencia, se realizaron relevamientos por el microcentro de nuestra ciudad para identificar la cantidad total de locales que se encuentran desalquilados actualmente.

Los relevamientos -dos de tres- fueron realizados en las manzanas comprendidas en la zona del macrocentro delimitada por las avenidas Laprida-Lavalle, Moreno-Rodríguez Peña, Wilde-Belgrano y Italia-San Martín, lo que comprende un total de 130 cuadras. Dichos relevamientos se llevaron a cabo durante la última semana del mes de junio de 2018 y la primera semana del mes de agosto de 2018. Como consigna metodológica, sólo se registraron aquellos locales vacíos o cerrados y aquellos que exhibieron algún cartel de “alquilo” haciendo explícito la disposición del dueño del inmueble a alquilar el local y la falta de demanda por parte de comerciantes.

En la primera pasada, los locales contabilizados arrojaron un total de 53. De estos, se pudo identificar que dentro del rubro comercial, 22% de ellos correspondía al rubro de indumentaria y venta de ropa, y un 8% al rubro de zapatería, dos de los sectores más castigados ante la apertura de importaciones y la merma en el consumo. Otros de los rubros afectados en el actual contexto económico, es el de bares y restaurantes, reparación y venta de celulares y el de venta de artículos del hogar.

Esta tendencia resulta esperable ya que ante la caída del salario real -causada por la creciente inflación y la continua apreciación del dólar- y el mayor endeudamiento de los sectores vulnerables -mediante el uso de tarjetas de crédito-, la reducción del consumo comienza a visibilizarse por la menor adquisición bienes prescindibles y bienes vinculados al ocio y esparcimiento. Ni siquiera las ofertas y liquidaciones exhibidas por el recambio de temporada lograron mermar la caída en ventas minoristas. Si a esto se suma la mayor presencia de productos extranjeros, -debido a la apertura de las importaciones-, y el incremento de la venta ilegal e informal (más frecuente en el rubro calzado y textil), puede entenderse mejor que sean estos los rubros más desfavorecidos.

Según un artículo publicado por la Cámara de Comercio de Resistencia, la situación del comercio nacional es poco alentadora. Las ventas minoristas de los comercios pymes cayeron en un 8% interanual (agosto 2017-agosto 2018), y acumulan una baja de 3,7% considerando el período enero-agosto 2018. Estos datos refieren que lo evidenciado en la ciudad de Resistencia es un ejemplo concreto de las estadísticas nacionales respecto al malestar en la actividad comercial.

Tal vez lo más interesante de notar del primer relevamiento sea que un buen número de locales relevados se encuentran a escasas cuadras de la plaza central. Si bien ninguno fue ubicado sobre la peatonal, al establecer un radio de sólo una cuadra desde las calles peatonales se encontraron 17 locales desalquilados, lo cual resulta una suma poco frecuente para la actividad comercial de nuestra ciudad. Asimismo del otro lado de la plaza central, calles con gran concentración de inmuebles comerciales como Güemes, Pellegrini, H. Yrigoyen y Brown, registraron 7 locales ociosos.

Cualquier lector que frecuenta la zona céntrica puede tener la impresión de que los locales ociosos son más de los señalados en este relevamiento. De hecho lo son, ya que como se explicó previamente en el conteo total se encuentran excluidos aquellos que se encontraban en venta. Más de una decena de inmuebles se encontraban en esta situación y cabe mencionar que muchos de ellos se encuentran abandonados o sin actividad por un periodo de tiempo ciertamente prolongado por lo que no fueron considerados en el total registrado. Al mismo tiempo, se pudo evidenciar cierta reconversión en varios locales que cambiaron rápidamente de rubro y marcas que cerraron algunas sucursales y mantuvieron el local principal.

Esto, sin duda, va en línea con la fuerte expansión de comercio electrónico. Como sostiene la Cámara Argentina de Comercio Electrónico, las órdenes de compra en la primera mitad del año se han incrementado en un 59%, respecto al año anterior. De esta manera, el comercio electrónico continúa creciendo y modificando los mecanismos de compra de los consumidores.

Tiempo después, a principios de agosto se repitió el mismo recorrido y se identificó una cantidad mayor de locales inactivos. Se pasó de unos 53 locales a unos 103, es decir, prácticamente el doble de locales inactivos en el transcurso de dos meses. Como se aprecia en la imagen N°1, las calles Ameghino y José María Paz, son las que presentaron la mayor cantidad de locales comerciales inactivos. La mayoría de los mismos, se dedicaban a la venta de productos textiles y calzados.

Imagen N°1: Georreferenciación de locales comerciales inactivos. Segundo relevamiento. Resistencia.[1]

Tramas relevamiento-1-1 Cae el consumo, ¿afecta la actividad local?

 

Fuente: Elaboración propia en base a relevamiento realizado el 06/08/2018.

Por último, un tercer relevamiento hecho a fines de agosto se realizó en la principal zona comercial, comprendida entre las avenidas Belgrano, San Martín, 25 de mayo y 9 de Julio y las calles Santiago de Estero-Ameghino, las que conforman un rectángulo, al cual se añadió el recorrido por las calles Güemes y Carlos Pellegrini hasta avenida Paraguay.

Considerando sólo a esta zona, tenemos un total de 39 locales deshabitados en la primera pasada, 76 en la segunda (un 95% más que en la anterior) y 83 en la tercera (un 9% más que en la segunda pasada). Evidenciando, de esta manera, un desplome de la actividad comercial en el centro de Resistencia.

Se trata de locales que deciden cerrar sus puertas por las causas mencionadas anteriormente, sumado a que tal como concuerdan los principales agentes inmobiliarios de la ciudad, se estima que nuevos proyectos son postergados por la enorme incertidumbre económica que atraviesa el país.[2] En definitiva, la combinación de cierres de negocios y cancelación de nuevos proyectos genera un aumento en la cantidad de locales comerciales disponibles.

Imagen N°2: Georreferenciación de locales comerciales inactivos. Tercer relevamiento. Resistencia.

Tramas relevamiento-2-1 Cae el consumo, ¿afecta la actividad local?

Fuente: Elaboración propia en base a relevamiento realizado el 29/08/2018.

A la fecha, esta situación no puede revertirse a pesar de la puesta en vigencia de ciertos mecanismos de ayuda para el comercio, tales como la Ley PYME N°26.264 que otorga una serie de beneficios a las pequeñas y mediana empresas. Entre los principales se destacan la devolución del IVA a las inversiones y diferimiento del pago del IVA a 90 días. Además, se puede mencionar que en los últimos años se dio una reducción en la cantidad de accidentes laborales, con la consecuente reducción del precio de la prima que deben afrontar los empleadores, siendo esto una factor positivo para los mismos, según relató el presidente de la Cámara de Comercio de Resistencia en una entrevista televisiva. A pesar de esta serie de ventajas para los comerciantes, la actividad comercial se encuentra en una etapa recesiva.

Al repasar los puntos más importantes de las entrevistas realizadas a los corredores inmobiliarios de la ciudad para conocer su mirada respecto a la situación del mercado inmobiliario, mencionaron que si bien últimamente ha aumentado la disponibilidad de locales en alquiler, no es una “situación para alarmarse”. Entre las principales causas mencionaron el contexto recesivo de la actividad comercial, los recurrentes aumentos de tarifas de servicios públicos y al aumento de la presión impositiva. En definitiva, todo este conjunto de factores, frenan las decisiones de inversión en nuevos proyectos comerciales en el microcentro de Resistencia.

Para hacer frente a este panorama, informaron que recurren a la implementación de condiciones más flexibles en los alquileres, como por ejemplo, mantener el valor del último mes de alquiler, es decir, mantener la cuota sin aumento al momento de una renovación de contrato. Pero que sobre todo, es fundamental cuidar al inquilino para evitar que abandone el inmueble.

En esta línea, cuando se explayaron respecto a la dificultad de contar con nuevos inquilinos, explicaron que generalmente los locales grandes demoran más tiempo en ser habitados nuevamente. Y, si se tarda más de 2 o 3 meses en alquilar un inmueble, se considera que es un local con un precio de alquiler por encima del precio de mercado, es decir, un local caro.

Respecto a la vista del precio del alquiler como causante de estos cierres, consideran que éste no es una de las principales causas del cierre y/o baja reapertura de comercios ya que el monto del alquiler no representa una suma importante en los costos fijos y a su vez tiene poca variabilidad. Según explicaron, el monto y plazo de duración en el contrato son pactados de antemano. En cambio, en los demás costos fijos (energía, agua, impuestos, etcétera) hay demasiada imprevisibilidad, lo que complica la nueva apertura de comercios.

Como se mencionó, el constante aumento de las tarifas de servicios públicos fue, junto con otros factores, motivo por el cual muchos comercios decidieron cerrar sus puertas. Para hacerlo explícito, se estimó[3] -a precios constantes[4] que el costo por kilowatt hora se incrementó en más de 29% en el periodo Mayo 2017-Abril 2018. Esto indica que en el lapso de menos de un año los inquilinos debieron hacer frente a importantes aumentos de electricidad no considerados.

Con todo esto, desde la calle puede encontrarse el reflejo tangible de un contexto que se presenta como recesivo para la actividad comercial chaqueña, tal como vienen expresando y advirtiendo las entidades e instituciones que representan a los comerciantes de la ciudad. Por el lado de la demanda, la merma en el consumo se hace notar ya desde hace algunos meses y según el relevamiento realizado la oferta comienza a sentir los efectos y una muestra directa de ello son los 83 locales desalquilados en el núcleo comercial de la capital chaqueña.


[1] Los puntos color azul corresponden a aquellos locales deshabitados que fueron identificados en el primer relevamiento y permanecieron de igual manera en el siguiente, los color naranja son los que se conocieron en la segunda recorrida. Así, el total de locales georreferenciados corresponde al total de los 103 locales que de hallaron inhabitados al momento del segundo relevamiento.

[2]  Información obtenida en base a entrevistas realizadas a agentes del sector inmobiliario de Resistencia.

[3] Se estimó el precio de la tarifa de un usuario comercial con un consumo de 1.000 kwh mensuales.

[4] Para expresar los valores en términos constantes se utilizó el IPC NEA base mayo 2017.

 

Compartir en

Comentarios cerrados.